La Orquesta Sinfónica – un gran instrumento co-creado por músicos, es sin duda, un instrumento más difícil de construir y mantener en buenas condiciones. Sin embargo, gracias al compromiso y pasión de los directivos, músicos y enorme aceptación de los melómanos – a menudo – a pesar de las condiciones desfavorables, la orquesta puede surgir y sobrevivir durante años, para formar unas verdaderas creaciones musicales. Principal protagonista de estos acontecimientos en nuestra ciudad es, sin duda, muy joven aún, la Orquesta Sinfónica de Torrevieja, la cual y por décima vez inauguró la temporada de conciertos para su público fiel, que con gran “apetito” por nuevas experiencias artísticas, acude al Auditorio Internacional. Curiosamente ninguna otra atracción artística puede llenar el Auditorio Internacional, cómo lo está logrando ya tradicionalmente la Sinfónica, lo que atestigua el gran apego de los aficionados a la orquesta. Indiscutible atributo de cada una de las presentaciones, es lo atractivo de los programas y por supuesto el profesional nivel artístico de las ejecuciones. Desde el nacimiento, la OST actúa bajo la batuta de su director titular, el maestro José Francisco Sánchez, estimulando almas del público con el misterio y ambigüedad de la mejor calidad musical.
Lo que para esta fiesta de cumpleaños ofreció la OST, fueron dos obras cuya popularidad no requiere publicidad. El Concierto para violín de P. I. Tchaikovsky y la Sinfonía del “Nuevo Mundo” de A. Dvorak, indudablemente transmiten fuego a cualquier precio y en este caso, tanto el solista invitado, el fabuloso violinista Portugués Pedro Carneiro, cómo la OST bajo batuta de José F. Sánchez, han logrado el propósito con pleno éxito. Presenciar en directo el dominio técnico del Concierto en Re Mayor de P. Tchaikovsky, es algo que siempre sorprende a los melómanos. Ya desde la primera entrada del solista, se generó una empatía entre el violinista, el director y la orquesta. Transmitiendo las energías llenas de vitalidad, los intérpretes no han dejado ni el más mínimo rastro de superficialidad. No nos falló Pedro Carneiro al ofrecernos su versión del Tchaikovsky con los pasajes rápidos bien articulados, el sonido moldeado, cantabile sobresaliente, lucimiento con técnica y personalidad. Fue verdaderamente una presentación llena de tensiones positivas, desde las más íntimas hasta las apasionadas y fogosas. Con razón P. Carneiro recibió un merecido y caluroso aplauso del público y cómo “ancore” ofreció un Fado Portugués en forma de Tema con variaciones y con casi improvisado acompañamiento de las cuerdas de la orquesta. ¡Fabulosa actuación!
La Sinfonía “Nuevo Mundo” de A. Dvorak, siendo una de las más populares sinfonías de todos los tiempos, ocupa, sin duda, un lugar privilegiado cómo trabajo más importante de A. Dvorak. En el estreno 1893 en Nueva York, la acogida fue excepcional. A pesar de una tradición de no interrumpir la ejecución, el público aplaudió la obra entre los movimientos (precisamente, cómo en Torrevieja), obligando a Dvorak inclinarse para saludar y con razón, ya que la obra pertenece a estas sinfonías, que al escucharla pone la piel de gallina.
Fue evidente en la interpretación, valiosa participación de los solistas y grupos orquestales, en las que sobresalieron; la madera con el corno inglés – indiscutible protagonista del segundo movimiento, las comedidas texturas de los metales, el equilibrio dinámico de las cuerdas, expresividad del timpanista y,….cómo no, el cuidadoso tañido de triángulo. ¿Tal concierto sin propina?. !No puede ser!. Para los melómanos emocionados, la Sinfónica Torrevejense había regalado con un temperamento ardiente la “Danza Eslava no 8” de A. Dvorak cómo propina.
En suma, fue una velada fabulosa y significativa de inaugurar la temporada de aniversario. Con un programa que mostró el formidable trabajo de la Orquesta, el maestro J. F. Sánchez, quien está siempre en forma excelente, con un carisma capaz de confrontar a las partituras importantes y más conocidas, había ofrecido soulfulness frescos y renovados, haciendo unas creaciones en todos aspectos convincentes.
La cumpleañera Orquesta Sinfónica de Torrevieja bajo la batuta del maestro José Francisco Sánchez y con la participación del solista – violinista Pedro Carneiro, convirtió la velada en una experiencia realmente formidable. ¡Enhorabuena!. Mencionar la asistencia de las concejalas del PP, Sandra Sánchez e Hita Riera; Pilar Gómez Magán por C’s y Alejandro Blanco por Sueña Torrevieja.

 

 

Fuente de la noticia: https://objetivotorrevieja.wordpress.com